Revolución de una empresa tech en Japón

Los trabajadores trabajan cuatro días por semana y su productividad aumento un 40 por ciento. La medida fue tomada para luchar contra el exceso de trabajo.

La filial de Microsoft, en Japón, experimentó que sus empleados trabajen cuatro días por semana. Esta prueba logró una mejor productividad.

Microsoft Japón, en agosto, cerraba sus oficina los viernes haciendo así que sus trabajadores tengan un día más de descanso semanal. La filial redujo las reuniones de trabajo a 30 minutos y un máximo de cinco participaciones. Además promovió la comunicación online, con un sistema de chat.

El resultado de este experimento es que la productividad por trabajador aumentó un 39,9 por ciento en agosto. También redujo un 23,3 por ciento el consumo de electricidad y el consumo del papel impreso en un 58,7 por ciento.