Falleció el ex diputado Medina Allende

En la localidad de Tanti, a unos 50 kilómetros de la capital de Córdoba, murió a los 88 años Luis Luis Medina Allende, exdiputado provincial muy cercado al exgobernador Eduardo Angeloz quien fue condenado a ocho años de prisión por haberle vendido una excárcel de mujeres, el Buen Pastor, a un empresario alemán.

Este lo había convencido de que podría instalar un casino en pleno centro de la ciudad. También fue juzgado por el crimen del senador Regino Maders, causa en la que lo absolvieron.

Fue un radical “de cuna” y compañero de primaria de Angeloz, y en 1995 lo juzgaron y condenaron a ocho años de prisión efectiva porque siendo diputado realizó la venta fraudulenta del inmueble que ocupaba la cárcel de mujeres de esta ciudad. Embaucó al empresario Martín Thesing y el escándalo rozó a la gestión de Angeloz.

“Se trata del ejemplo típico de la corrupción. Estoy ya saturado de ver a la población desprotegida y es hora de que el Poder Judicial responda ante los hechos delictuosos desde la esfera del poder”, dijo el día de la condena el fiscal Hugo Roque Casalino. Finalmente el tribunal condenó a Medina Allende como coautor de estafa y falsificación de instrumentos públicos y autor de uso de documento privado falso. Lo inhabilitaron por una década para ocupar cargos públicos.

Medina Allende, estuvo prófugo de la Justicia casi un mes en 1994, del 8 de febrero al 2 de marzo; cuando fue detenido Angeloz todavía estaba en el poder. El juicio por esa causa dejó un récord, ya que el alegato de su abogado, Marcelo Brito, se extendió ocho horas.

“Debí ser absuelto. Soy inocente y estoy incorrectamente acusado”, afirmó Medina Allende. El caso fue en 1992 cuando Medina Allende junto a dos personas más interesaron a Thesing para invertir en negocios inmobiliarios y la explotación de juegos de azar en Córdoba. El entonces diputado se presentó como un “hombre influyente y de confianza” del Gobernador.

Los escándalos no terminaron ahí; en 2008 Medina Allende quedó involucrado y detenido en el marco de otro juicio. Esa vez acusado de autor intelectual del asesinato del exsenador radical Maders, ocurrido el 6 de septiembre de 1991. Lo absolvieron. A la salida del tribunal dijo que volvería a la política, que “no abandoné nunca”. Sin embargo, no regresó a actividades partidarias como protagonista.

Es por eso que se quedó viviendo en Tanti, donde estuvo internado por problemas gastrointestinales -sumados a otros inconvenientes de salud- y murió este domingo.