Boix quiso volver al sindicato

El ex titular del gremio intentó ingresar a la sede para recuperar su cargo como secretario general, pero la actual conducción lo impidió.

Ayer, se vivieron momentos de nerviosismo e incertidumbre en la sede del Sindicato de Peones de Taxis de Rosario, de Salta al 2800. Un grupo de seguidores de Horacio Boix, junto con el mismo, se hicieron presente en la sede para intentar acceder a la sede. Allí se produjeron fuertes cruces verbales.

Horacio Yannotti, titular del gremio, dijo luego del incidente: “Hoy hubo otro amedrentamiento más de Boix, que mandó gente en situación de calle, pagos, no eran taxistas, mientras él miraba desde su auto importado, desde la otra esquina. Esos son los dirigentes gremiales que hemos tenido en la institución”.

Luego, Boix reclamó: “El Ministerio de Trabajo anuló la suspensión que me aplicaron por violar los artículos del estatuto y la ley de organizaciones sindicales”. “No se dictaminó nada en contra mío, sigo siendo inocente, no hay argumentos para mi suspensión ni mi destitución”. “Me tienen que dejar entrar, tendría que haber un oficial de justicia que me permita ingresar para hablar con la comisión directiva”.

Después de eso, Yannotti le contestó: “Nosotros hemos apelado la decisión del Ministerio de Trabajo, del 6 de diciembre, y confiamos que nos van a dar la razón, porque hicimos todo como marca la ley, la asamblea que destituyó al Boix fue válida y los compañeros que participaron eran todos taxistas. Está mintiendo, como nos ha mentido siempre a nosotros”.

Uno de los peones envuelto en la situación, Osvaldo Escobar, explicó: “Estuve en su momento al lado de Boix, cuando un día, después de una asamblea en la que se lo votó para que esté al frente del sindicato por cuatro años más, me dijo «estos cuatro años me la llevo toda, tengo que vivir la vida», y entonces yo me fui, no me echó, como dice él”.